miércoles, 1 de mayo de 2013

Analogías y Sincronicidades



La mala revolución del circo fue a ver al mejor circo del mundo, a la EVOLUCIÖN del circo, donde los mejores saben lo que hacen, entretener sabiendo que es una obra,  la mejor puesta en escena del mundo, música en vivo, el espíritu libre manifestándose en toda su expresión, , lo non plus ultra.

Una imagen viene a mi mente, el payaso de sonrisa pintada que confunde la emoción con el maquillaje,  y no le deja ver que los circos decadentes están en extinsión, y por ende fantasea con imitaciones de domadores,  distorcionando la realidad, porque ve una rebelión de bestias que deberían ser mansas. No cae en cuenta que son dos puestas en escenas competamente diferentes, circos que van en direcciones separadas.

Dios decide jugar al viejo juego de los espejos,  coloca frente a frente a los dos circos, para que la fiesta multicolor, de proyección universal, permita ver la aspiración universal, el circo donde no hacen falta animales y domadores.
 
La sinopsis, la gran nación no es una gran carpa, los actos de ilusionismo no eran parte del show, especialmente si desaparece la riqueza pintada de esperanza para el más necesitado. Los que cuelgan de telas, saben lo que hacen y tienen mallas de seguridad, no penden de un hilo o un cabello.

La sincronía es tan fuerte, que la empresa que produce Robinhhod, hasta el ladrón de los pobres se retira, por ende la función del mal circo no puede continuar, es hora de EVOLUCION, de sueños, de nuevos horizontes.

viernes, 15 de abril de 2011

Jugando con las letras



Respiro, fluyo, y el poder creativo se hace presente, me convierto en canal del torrente que no me pertenece, que a punto de ebullición busca escapar por mis dedos, buscando un orden, un sentido, coquetea con la posibilidad de convertirse en idea, están allí, viéndome de cerca, como esperando que me quede en silencio, para poder tomar forma, es una danza, un pequeño movimiento de ir y venir, ondas que esperan tomar su propio sentido sin que yo las dirija, un delicioso juego que me deja saber que no soy el dueño de lo que va surgiendo, se acerca y me dice al oído, otro día será.

jueves, 29 de julio de 2010

Uno



Sentir la pasión por estar vivos,
saborear cada minuto de existencia.
conectarnos con lo humano de la vida,
sin sentir que nos caemos desde el cielo,
sumergirnos y perdernos,
reecontrarnos y reírnos,
cada sueño está a la vuelta,
esperando para sorprendernos,
todo cobra su sentido,
cuando el tiempo ya no existe y nos fundimos,
y finalmente somos uno,
y sólo entonces descubrimos,
que somos humanos y divinos.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Escuchando a los sueños


Los sueños, el impulso creador o la intención, están latentes, siempre presentes, listos para hacerse realidad a través de nosotros, si tan sólo les permitimos fluir, si los escuchamos y acompasamos con un primer paso, con una acción, con un pensamiento transformador que le permita hacerse realidad.

Las cosas que de verdad queremos hacer, no son aquellas que repetimos como un cliché, porque suenan bien, porque son inspiradoras para otros. Nuestros sueños, los que nacen en ese espacio místico dentro de nosotros, son aquellos que vibran y retumban, son aquellos por lo que estamos dispuestos a arriesgarnos, a salir de la comodidad de nuestra vida, el reto está en separarlos de aquellas cosas que algunas vez escuchamos en casa, en la escuela y que tomamos como nuestras, sin saber que no lo eran, y que quieren hacernos creer que también lo son.

La única llave que abre la puerta donde está la diferencia entre lo que es un sueño prestado y lo que es un sueño de nuestra esencia, está dentro de nosotros.

Tan fácil que es decir que la respuesta está dentro y tan difícil que es encontrar ese camino, esa llave. No creo haber encontrado ninguna fórmula, no creo tener las respuestas, sé que puedo recurrir a muchas herramientas, lanzar unas cartas del tarot, ver como están los planetas, recurrir a la sabiduría que suelen tener las madres a través de su sexto sentido interconectado a nuestra historia. Podemos ponernos creativos y hacernos una constelación, y en todos esos casos, esos excelentes canales de nuestra voz, nos permitirá ver delante de nosotros una respuesta, que incluso, querramos descartar, porque el ruido interno no nos permite aceptarlo, los miedos no nos dejan mover...

La clave está escondida en uno de los juegos infantiles más divertidos, el escondite, y el juego es cada vez más difícil, porque las respuestas están escondidas en el sitio donde menos buscamos, dentro de nosotros.

Repirar, sudar, llorar, son todas vías sencillas de conectarnos con lo que llevamos dentro, estar cerca de la naturaleza, reirnos a carcajadas, tomar un camino diferente a casa, ver menos televisión, leer cosas inspiradoras, tener una conversación a la luz de una vela, contemplar fijamente la luna, pedir tener la respuesta en un sueño o estar atento a la señales de cada día, son las cosas más sencillas que me an permitido saber que estoy recorriendo el camino de mis sueños, y lo más importante, dejar muchos de aquellos que no lo eran.

Namasté!

domingo, 20 de septiembre de 2009

Tu pasos serán tus palabras...


Finisterra o Fisterre, el lugar en el que alguna vez se pensó estaba el fin de la Tierra, fue el lugar seleccionado para completar mi peregrinaje del Camino de Santiago. Mientras me iba acercando, se iba haciendo claro porque había seleccionado un destino con nombre tan peculiar, poco a poco, entendía que había una invitación abierta a la cual no quería rehuir más, un viaje para ser realizado por el Buscador que hay en mí. Para la experiencia, bien valía la pena llegar hasta el final de la Tierra y espero volver a hacerlo nuevamente!


Cinco días caminando 150 kms, la luna llena, como la que me ha acompañado en muchos de los eventos más importantes de mi vida, un amanecer con un lago de nubes, peregrinos, de todas las latitudes, viajando con el corazón abierto y la mirada transparente, conversaciones tan profundas, que a veces sólo se tienen con los amigos de la infancia, es una forma de describir el Camino.

Mi trayecto también podría ser descrito por bosques de eucaliptos, de pinos, subidas y bajadas, frio y calor, mucho, mucho sudor, ruido interno y silencios, la voz interna que se iba potenciando, hablando cada vez más nítida, indicando la llegada al destino buscado, en un lugar que no sabría definir, pero que está en aquello que no podemos tocar.

Llegué a pensar que me toparía con duendes y que ocurrirían cosas inexplicables, y poco a poco, descubrí que la magia estaba en la simplicidad, en las divinas peras del abuelo gentil en la puerta de su casa, que sabe que hizo feliz a otro peregrino, en reconocer a los amigos desconocidos, que esparcieron por el mundo y que debimos hacer el Camino para reencontrarnos, en la conversación donde se es instrumento mutuo para obtener respuestas y en el Silencio, fue donde las cosas más importantes ocurrieron.

El final del Camino, se convierte en el inicio de un nuevo trayecto, que permite transitar el día a día, con un conocimiento profundo, de lo que debe ser recordado, del entendimiento profundo de que la felicidad está en lo simple y que podemos transformar nuestro mundo, con la valentía de aplicar los cambios en nuestro interior. El cambio ya ocurrió, ahora se trata de mantenerlo y compartirlo.



Uno de los regalos del Camino.


En alguna iglesia, kilómetros antes de que yo iniciara a caminar, Eliana, amiga peregrina, participó en una misa donde dieron una Oración y la compartió conmigo al llegar a Finisterra y a su vez la comparto con ustedes, amigos peregrinos de trayectos pasados y por venir…


“Camina,
Naciste para el Camino,
Camina,
Tienes una cita,
¿Dónde?
¿Con quién?
Aún no lo sabes,
¿Quizás contigo mismo?
Camina,
Tu Pasos serán tus Palabras,
El Cansancio tu Oración,
Al final,
El Silencio te hablará…”

domingo, 23 de agosto de 2009

La Inquietud del Aspirante



Era un aspirante espiritual que se debatía en profundas dudas, incertidumbre e insatisfacción. Todo eran preguntas. Todavía no había respuestas. Se reunió con su maestro y le preguntó:

- ¡Oh Maestro! ¿ Cómo podré saber cuándo estoy realmente en la senda hacia la suprema libertad interior?

El maestro repuso:

- Querido mío, no te atormentes. Cuando realmente estés en la senda hacia la suprema libertad interior ya no te harás ese tipo de preguntas.


El maestro dice: Camina, pero sin compulsión; indaga, pero sin ansiedad; sigue la senda, pero sin urgencia de resultados. El camino ya no es la meta.


(extraido de "Antología de Cuentos de la India y Tibet)

***********************************************************************************


El pequeño saltamonte releyó el cuento, bebió una copa de vino y se quedó absorto en la pantalla del laptop.

Repaso una y otra vez el cuento, ya no en búsqueda de posibles errores, más bien como si fuera un mantra que va a revelar lo evidente, "el camino ya no es la meta"

Recordó que hacía tiempo había decidido autodenominarse "un buscador", que los buscadores eligen caminos y recordaba que en otra lectura invitaban a ser concientes de que el que siempre busca, no se ha dado cuenta de que lo que está buscando ya lo tiene.

No supo que nombre ponerse.

Se sirvió otra copa de vino, sintió la humedad abrumadora del trópico, se dió cuenta que era hora de dormir y suspiró, se crearon remolinos de palabras ya conocidas, aqui, ahora, búsqueda, camino y finalmente seguía retumbando la frase del día:
"El camino ya no es la meta".